PDF Imprimir

Efemérides

14 de febrero de 270
La historia  de San Valentín

alt

El 14 de febrero del año 270 de nuestra era, Valentino fue ejecutado cerca de una puerta que más tarde, para honrar su memoria, se denominó “Puerta de Valentino”.
La historia del día de San Valentín comienza en el siglo tercero con un tirano emperador romano y un humilde mártir cristiano. El emperador era Claudio III y el cristiano era un sacerdote, Valentino. Claudio había prohibido la celebración de matrimonios para los jóvenes porque, en su opinión, los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras.
Valentino consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador, celebrando en secreto matrimonios para jóvenes enamorados, por lo que el emperador Claudio se sintió traicionado y dio la orden de que el sacerdote fuese encarcelado.
El carcelero, habiendo visto que Valentino era un hombre de letras, pidió permiso para traer a su hija Julia, ciega de nacimiento, a recibir lecciones del sacerdote. Valentino le leyó cuentos de la historia romana, le enseñó aritmética y le habló de Dios.
Julia rezaba todos los días, pidiendo poder ver. Un día se sentaron juntos, cada uno en oración. De pronto, una luz brillante iluminó la celda de la prisión. Radiante, Julia exclamó, “¡Valentino, puedo ver, puedo ver!”. “¡Gloria a Dios!”, exclamó Valentino.
En la víspera de su muerte, Valentino le escribió una última carta a Julia, pidiéndole que se mantuviera cerca de Dios y la firmó 'De Tu Valentino'. Cuenta la leyenda que Julia plantó un Almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy, el árbol de almendras es un símbolo de amor y amistad duraderos.
Cada 14 de febrero, día de San Valentín, mensajes de afecto, amor y devoción son intercambiados alrededor del mundo. Esta fecha se ha convertido también en uno de los días más esperados por los comerciantes, debido a las ganancias económicas que obtienen por la venta de regalos.


 

14 de febrero de 1936
La Manifestación

alt

El  14 de febrero de 1936 se realizó en Venezuela «la manifestación cívica más importante jamás efectuada en nuestro país», la cual fue convocada para solicitar la disolución del Congreso con mayoría gomecista y la instalación de una Asamblea Constituyente.  
No obstante, no pudieron evitarse las víctimas de aquel día, cuando la policía disparó desde los balcones de la Gobernación contra el pueblo congregado en la Plaza Bolívar de Caracas.
Esta actitud hizo que la a la población caraqueña arreciara su oposición al régimen de López Contreras, quien había hecho célebre la frase «calma y cordura», con la que pretendía mitigar las manifestaciones violentas.
En virtud de que éstas no cesaban, el gobierno decretó la suspensión de garantías constitucionales, prohibiendo la propaganda comunista y las reuniones de más de tres personas. Tras diversos tipos de presión pública y manifestaciones estudiantiles, el Presidente  se vio forzado a liquidar el «gomecismo» que aún imperaba en su recién fundado gobierno.
 

 

14 de febrero de 1803
Valentín Espinal

alt

Un día como hoy en 1803, hace 208 años, nace en Caracas Valentín Espinal, quien desde niño se dedicó al oficio de  imprimir hojas sueltas, folletos, periódicos y libros, con una indiscutible calidad tipográfica.
Pedro Grases define a Espinal como «el primer gran impresor venezolano de la República» pues, desde la edad de 12 años ingresa en la imprenta de Juan Gutiérrez Díaz, en Caracas, quien, al abandonar el país por estar incluido en el Decreto de expulsión de los españoles desafectos a la República, deja a Valentín al frente del taller, que años más tarde convertiría en “Taller Escuela” para la formación de artesanos venezolanos en el arte de imprimir.
Valentín Espinal llevó a las manos de los lectores impresos religiosos, políticos, y científicos, contribuyendo a la divulgación de estos, entre muchos otros aspectos importantes de la vida del siglo XIX.
Fue un hombre de limpia trayectoria. Al estallar la Guerra Federal escribe sus reflexiones sobre el doloroso derramamiento de sangre sin sentido, lo que hace que sea expulsado del país por orden del ministro Angel Quintero. Regresa a Venezuela en 1863 y muere en Caracas el 23 de noviembre de 1866.