Hace 203 años el Gobernador de Caracas, Cristóbal Mendoza, en nombre del pueblo venezolano, nombró a Simón Bolívar Capitán General de los Ejércitos de Venezuela y le confirió el título de Libertador, en un acto que se celebró en la Iglesia de San Francisco, ubicada frente a la Asamblea Nacional en la Avenida Universidad, en la Esquina de San Francisco.

Bolívar solicitó al Congreso de la Nueva Granada un ejército con el cual planeaba liberar a Venezuela, que entonces se encontraba bajo el asedio español. Para ello le fue impuesta como condición liberar primero algunas regiones de la actual Colombia.

Posteriormente, tras llegar a Cúcuta, Bolívar entró a Venezuela por la cordillera de Los Andes, sufriendo los embates propios de las condiciones geográficas de la región. A su paso,  liberó los pueblos del occidente de Venezuela, constatando la barbarie cometida por los realistas en estas poblaciones después de la pérdida de la Primera República.

Al llegar a Trujillo escribió el "Decreto de Guerra a Muerte" y continuó su avance de manera decidida hasta la Ciudad de Caracas, a la cual arribó el 6 de agosto de 1813. A los pocos días, el 14 de octubre, recibió el honroso título, reflexionando acerca de lo cual escribió "Libertador de Venezuela: título más glorioso y satisfactorio para mí que el cetro de todos los imperios de la Tierra...".