PDF Imprimir

4 de Febrero de 1992

Día de la Dignidad

alt

Tal día como hoy, hace 21 años, un grupo de militares, quienes ya antes de producirse en 1989 el llamado “Caracazo” habían conformado el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, respondió patrióticamente ante el descontento del pueblo y la crisis política, económica y moral que atravesaba Venezuela, mediante una rebelión militar que cambió el curso de la historia Patria.
En efecto, en la madrugada de aquel día se desplegó la Operación Ezequiel Zamora, con el fin de rescatar la dignidad del país frente a las medidas empobrecedoras aplicadas bajo la presidencia de Carlos Andrés Pérez. alt
alt Junto a Hugo Chávez, otros militares condujeron el movimiento de aquel 4 de febrero: el teniente coronel Francisco Arias Cárdenas en el estado Zulia; el teniente coronel Yoel Acosta Chirinos; encargado de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda, en la Carlota; Jesús Ortiz Contreras al frente del Batallón de Cazadores “Genaro Vásquez”, y el teniente coronel Jesús Urdaneta Hernández.
Las operaciones fueron comandadas desde el Museo Histórico Militar en Caracas, con el propósito de tomar el Palacio de Miraflores. En Maracaibo, Maracay y Valencia se lograron avances significativos, y se produjo un Importante despliegue en Aragua del Batallón de Paracaidistas “José Leonardo Chirino”.
Durante varias horas se prolongaron las acciones en Caracas, Aragua y Maracaibo pero, al no cumplirse a cabalidad los objetivos, no hubo otra opción que detener la misión y, al final de la mañana, el entonces teniente coronel Hugo Chávez Frías, líder de la rebelión, asumió su responsabilidad. alt
alt En enero de 2012, al acercarse los 20 años del 4 de febrero de 1992, el Presidente Hugo Chávez reflexionó acerca de aquella insurrección, en conversación sostenida con el periodista José Vicente Rangel, y afirmó que la realidad social del país en aquellos días, caracterizada por una profunda pobreza, justificó los acontecimientos que intentaban transformar una nación sumida en los graves problemas que se habían ido gestando durante los decenios de 1970 y 1980, y se habían mantenido y profundizado al inicio de la última década del siglo XX.
El Jefe del Estado recordó en aquella oportunidad que la opinión pública se mostró favorable con la insurrección, y abrió el camino para su candidatura en 1998 y su elección como Presidente de Venezuela.
Además, señaló que los impulsores de la rebelión del 4 de febrero de 1992, habían planificado no sólo las acciones netamente militares pues, ante la crisis que atravesaba el país tras el “Caracazo”, la oligarquía tenía el propósito burgués de continuar manteniendo sus privilegios, y la insurgencia evitó que se concretaran los planes antidemocráticos que algunos tenían. alt
alt Firme en su palabra y sus acciones, el presidente Chávez ha sido siempre coherente con las ideas que impulsaron la insurrección que lideró. El movimiento del 4 de febrero de 1992 no cumplió sus objetivos pero, aquel día, Hugo Chávez, al pronunciar la frase “Por ahora”, despertó en el pueblo esperanzas de que algo positivo podría pasar, y aquella insurgencia pasó a formar parte del imaginario de los pueblos que desean ser libres y desarrollarse autónomamente.
El paso de una Venezuela llena de desesperanza a una con presente y futuro venturoso se inició el 4 de febrero de 1992. Ese día renacieron la rebeldía y el amor por la patria, y se desencadenó el ciclo histórico revolucionario que actualmente vive Venezuela: la lucha del 4-F continúa y se reafirma hoy.