PDF Imprimir

14 de enero

Día de la Divina Pastora

alt

Alrededor de 1703, Fray Isidro de Sevilla, comenzó a venerar a la Virgen María bajo la advocación "Divina Pastora de las almas", devoción que se fue extendiendo a diversas partes: entre ellas se propagó en la Isla Trinidad y en el siglo XVIII, la devoción fue llevada también a Colombia y Venezuela, donde se extendió a los llanos de Caracas con la llegada de los capuchinos, quienes dieron a conocer la Divina Pastora entre los aguerridos gayones de las sabanas de Bobare.
alt En cuanto a la la imagen de la Divina Pastora existe una leyenda repetida generación tras generación, que hoy es verdad aceptada entre los habitantes de Barquisimeto: el cura de la iglesia de la Inmaculada Concepción de esa ciudad, deseando proveer a su iglesia con una imagen de la Divina Pastora , encargó su escultura. Al mismo tiempo, el Padre Sebastián Bernal, párroco de Santa Rosa del Cerrito, quiso también para la suya una imagen de la Inmaculada Concepción.
Ambos sacerdotes, de común acuerdo, hicieron su solicitud al mismo escultor, con la finalidad de dotar a la feligresía para la celebración de las fiestas anuales del 8 de diciembre. Pero ocurrió una equivocación que muchos señalan como providencial; el cajón que contenía la imagen de la Divina Pastora fue dirigido al Padre Bernal y el de Inmaculada Concepción, al vicario de Barquisimeto. alt
alt Cuando el Padre Bernal en Santa Rosa, se dio cuenta del error, ordenó que la caja fuera cerrada y que la llevaran de inmediato a su destino: Barquisimeto. Cuando el indio que tenía el encargo de devolver la imagen trató de levantarla del suelo y cargarla, notó que se había vuelto muy pesada y por más esfuerzos que hizo, no pudo moverla del sitio donde estaba.
El padre Bernal, sorprendido, comunicó al vicario la noticia para que éste resolviera como superior, qué hacer en ese caso. El Vicario respondió que, para él, la Divina Pastora manifestaba claramente la voluntad de que su imagen permaneciera en Santa Rosa, y que allí se le rindiese culto y veneración. Desde entonces la imagen se quedó para siempre en la Iglesia de Santa Rosa. alt
alt Durante los sucesos del terremoto de 1812, el templo donde se veneraba la Divina Pastora fue destruido, pero su imagen quedó milagrosamente intacta, hecho que reforzó la creencia, de los fieles de Santa Rosa, de que la Virgen quería quedarse siempre entre ellos para protegerlos.
A mediados del siglo XIX tuvo lugar un acontecimiento que contribuiría a la consolidación definitiva de la Divina Pastora como patrona del estado Lara. En 1855, se desató en Venezuela una terrible epidemia de cólera. Muchas familias de Barquisimeto fueron diezmadas por el terrible mal, ante lo cual, fueron completamente inútiles las medicinas conocidas hasta ese momento. alt
alt Desesperados, los pobladores decidieron sacar la imagen de la Divina Pastora en procesión por las calles de Barquisimeto, para implorar su intercesión ante la epidemia y, a partir de ese mismo día, comenzó a cesar la epidemia de cólera. El P. Macario Yépez pidió a la Virgen ser la última victima de esta enfermedad con el fin de cuidar a su feligresía y la Virgen se lo concedió.
Es por esto que en recuerdo de ese hecho, el día 14 de enero se traslada a Barquisimeto, en una procesión multitudinaria y fervorosa, la Divina Pastora, que hoy partirá por 157ma vez desde su iglesia de Santa Rosa.