PDF Imprimir

Efemérides

alt

 

Tal día como hoy, hace 199 años, José Félix Ribas y Rafael Urdaneta obtuvieron una rotunda victoria sobre las fuerzas realistas en Niquitao, estado Trujillo, en una de las más brillantes y memorables acciones de la Campaña Admirable.

Ribas, quien se había incorporado a la audaz campaña del Libertador, Simón Bolívar, iniciada en la Nueva Granada, salió de Mérida por los páramos, descendió al río Santo Domingo y siguió hacia el norte para atravesar el río Boconó, en Trujillo, lo que realizó el día 30 de junio.

En Boca del Monte (Trujillo) se reunió con Urdaneta y, habiéndose enterado de la llegada al valle de Niquitao de aproximadamente 800 realistas, resolvieron ir a su encuentro para abatirlos.

alt

José Félix Ribas

Al amanecer del 2 de Julio de 1813, la primera división de Infantería del ejército realista,  tenía puesta su avanzada, a una lengua de Niquitao. Estando situado el cuartel general del enemigo en el sitio de la Vega, las avanzadas del ejército patriota fueron a reconocer las posiciones de combate del enemigo, colocándose en sitios estratégicos.

alt

Rafael Urdaneta

Con Ribas a la cabeza, la división marchó en estricto orden y, a las nueve de la mañana,  avistaron el ejército contrario, compuesto de ochocientos hombres bien armados. Unos minutos más tarde comenzó el combate. En medio del fuego vivísimo de los realistas, que sostenían una posición formidable, las tropas patriotas ganaron terreno hasta el punto de encontrarse casi frente a frente, lo que no se realizó únicamente porque el enemigo abandonó los primeros puntos que tenia tomados y se retiró a ocupar posiciones al resguardo de peñas bastante infranqueables, donde las tropas patriotas no podrían penetrar sin ser barridos por el fuego español.

alt

Tras largas cuatro horas, se incorporó la caballería definiendo a favor de los patriotas que vencieron en la retaguardia, cuando Urdaneta atacó el centro de las fuerzas realistas, apoyado por el neogranadino José María Ortega, mientras que Ribas acometió con la caballería y puso en desbandada a las tropas enemigas. Los patriotas capturaron 445 prisioneros, 500 fusiles y 25.000 cartuchos.

Bolívar, gracias a la victoria obtenida por Ribas y Urdaneta, pudo avanzar hacia Guanare (Portuguesa), al frente de un escuadrón y acompañado por los Cazadores de Cruz Carrillo. En el paso del río Guanare sorprendió a una avanzada española de 100 jinetas comandados por Julián Ontalvo, a quien el Libertador ordenó fusilar de inmediato, pues el año anterior había desertado de las filas patriotas para pasarse al bando realista.