PDF Imprimir

Efemérides

alt

 

Desde 1997, cada 16 de abril se celebra el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, para honrar la memoria del niño paquistaní Iqbal Masih, quien desde la más tierna infancia empezó a trabajar, teniendo apenas cuatro años de edad, y luego fue privado de la juventud y de la madurez al ser asesinado el 16 de abril de 1995, cuando sólo tenía 12 años.

Este niño alzó la voz contra la explotación de los más débiles en 1992, hastiado de una vida a la cual fue sometido sin consideración alguna por su condición de ser humano.

Tenía cuatro años cuando su padre, a cambio de un préstamo para pagar la boda de su hijo mayor, decidió entregar al pequeño Iqbal al propietario de una fábrica de alfombras. Desde entonces el pequeñó hubo de trabajar 12 horas diarias para saldar la deuda familiar. Sin embargo, con el paso del tiempo, la deuda no sólo no disminuía, sino que aumentaba con los intereses y con los nuevos préstamos que pedía su padre.

En 1992, cinco años después de que comenzara su particular infierno, Iqbal conoció a Ehsan Khan, un activista que luchaba por acabar con las condiciones de esclavitud en el trabajo. Siguiendo su ejemplo, el ya no tan pequeño paquistaní comenzó a denunciar las deplorables condiciones laborales en las que otros muchos niños como él trabajaban en los telares de alfombras, convirtiéndose en un héroe para ellos.

Este activismo se convirtió de inmediato en una molestia para aquellos empresarios que se lucraban con el trabajo infantil, y el 16 de abril de 1995 fue asesinado de un disparo mientras montaba tranquilamente en bicicleta.

No obstante su violenta y prematura muerte, Iqbal continúa siendo hoy día un símbolo de la lucha contra la explotación infantil, alguien cuyo ejemplo debe convocarnos a todos a tomar conciencia de que lamentablemente, todavía quedan en el mundo muchos pequeños que trabajan en condiciones de explotación, sólo para satisfacer las ansias de lucro particulares de un ínfimo porcentaje de la población mundial, todo para patrocinar un estilo de vida consumista, reñido con el más elemental sentido de humanidad.

Según datos publicados por UNICEF , 158 millones de niños y niñas de entre 5 y 14 años trabajan cada día en jornadas de hasta 15 horas diarias, durante las cuales apenas ven la luz del sol, expuestos a situaciones de explotación y maltrato. La Oficina Internacional del Trabajo (OIT) en su informe de 2010, reportaba de 215 millones de niños en esta situación. Estas estadísticas son refutadas por muchas ONGs, que las califican como “encubrimiento de la esclavitud”, y hablan de aproximadamente 400 millones de niños esclavos en todo el mundo.

Muchos de los niños que padecen esta situación son torturados, otros sufren deformaciones o dejan de crecer por las duras condiciones en las que viven diariamente o se convierten en empleados domésticos que valen menos que cualquier animal o son prostituidas o casadas a la fuerza. Igualmente, es preciso recordar a los menores soldados, así como aquellos sometidos a trabajos forzados en las minas o en la agricultura, sin olvidar a niños como Iqbal, que trabajan para saldar las deudas de sus progenitores.

 

alt

Tal día como hoy, hace 114 años, murió asesinado en el sitio conocido como Mata Carmelera, cerca de Acarigua, en territorio que hoy forma parte del estado Cojedes, Joaquín Crespo, quien fuera Presidente de la República en dos ocasiones, de 1884 a 1886 y de 1892 a 1898.

Joaquín Crespo había salido de Caracas en persecución del general José Hernández, llamado “El Mocho”, quien se encontraba alzado en armas en protesta por lo que denunció como un fraude del presidente Ignacio Andrade al negársele los votos a su nombre en las elecciones presidenciales.

Crespo, quien había dejado la presidencia apenas mes y medio antes, fue emboscado cuando luchaba en defensa del gobierno de Andrade. En efecto, aquel día Hernández colocó a varios tiradores ocultos tras los árboles, con el objeto de disparar sobre los oficiales del ejército del Gobierno y retrasar de ese modo su avance. Al recibir el disparo, Crespo cayó de su caballo ante la consternación de sus soldados. De ese modo llegó a su fin la vida de uno de los principales representantes del llamado “Liberalismo amarillo” en la Venezuela del siglo XIX.