Gobierno Bolivariano

PGR organizó Jornada de FarmaPatria para sus trabajadores

PGR organizó Jornada de FarmaPatria para sus trabajadores

Caracas, 04 de julio de 2018 (Prensa PGR) Este miércoles la Procuraduría General...

Tarde de boleros para los adultos mayores en la PGR

Tarde de boleros para los adultos mayores en la PGR

Caracas, 15 de junio de 2018 (Prensa PGR) Este viernes, la plaza de la Procuraduría...

Inaugurado Comedor Escuela “Mamá Rosa” en El Valle

Inaugurado Comedor Escuela “Mamá Rosa” en El Valle

Caracas, 23 de mayo de 2018 (prensa PGR) Este miércoles fue inaugurado en la Base de...

CCI desinfla intenciones especulativas de ConocoPhillips en arbitraje contra Venezuela

CCI desinfla intenciones especulativas de ConocoPhillips en arbitraje contra Venezuela

Caracas, 26 de abril de 2018 (Prensa PGR) Este miércoles, una decisión del...

Amílcar Pérez Lista: “Sembrar el petro es sembrar el petróleo”

Amílcar Pérez Lista: “Sembrar el petro es sembrar el petróleo”

Caracas, 08 de febrero de 2018 (Prensa PGR) “Sembrar el petro es sembrar...

Efemerides

Bibliotips

Vinaora Nivo Slider 3.x
Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

Tal día como hoy, hace 99 años, murió en Caracas el doctor José Gregorio Hernández, mientras intentaba cruzar una calle de La Pastora.

Aquel domingo, a mediodía, José Gregorio Hernández acababa de salir de la farmacia y, al bajar la acera, cerca de la esquina de Amadores, atinó sólo a ver que atravesaba un tranvía, pero no pudo ver el vehículo que venía detrás, el cual le arrolló provocándole una fractura del cráneo, a consecuencia de la cual murió instantáneamente.

Los venezolanos veneran a José Gregorio Hernández por sus virtudes como médico, por el ejercicio de su labor hecha con dedicación y solidaridad con los pobres y con su vocación religiosa que acompañó su ejercicio de la medicina. Dada su condición solidaria, después de su muerte se le asoció a todo tipo de milagros médicos y actualmente es considerado “Venerable” por la Iglesia Católica. En Venezuela se espera desde hace años el avance del proceso canónico requerido para su beatificación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy se celebra la tradicional Parranda de San Pedro, festividad popular y religiosa de las ciudades de Guatire y Guarenas del estado Miranda, cuyo origen se remonta a la Época Colonial.

La festividad consiste en el baile que un grupo de hombres, los parranderos, vestidos con levita y pumpá (uno de ellos lleva la imagen del santo, otro lleva una bandera amarilla y roja), y acompañados por cuatro y maracas, realizan en las calles en honor a San Juan.

La percusión de las maracas se complementa mediante pedazos de cuero de animal amarrados a los pies, a manera de sandalias, llamadas cotizas. Dos niños impúberes, los “tucusitos”, acompañan la Parranda, vestidos con un traje rojo y amarillo, similar al de los arlequines. El personaje más llamativo de esta tradición es un hombre vestido de mujer que carga una muñeca de trapo. Este personaje se llama "María Ignacia" y la muñeca "Rosa Ignacia". Los dos tucusitos hacen las veces de sus otros dos hijos. Todos llevan la cara pintada de negro con betún o lo que ellos llaman "negro humo".

La historia relata que en el antiguo poblado de Guarenas, cuyos dos principales núcleos poblados eran Guarenas y Guatire, se encontraba la Hacienda “San Pedro”, una de tantas en las que los esclavos y esclavas trabajaban arduamente para la producción de caña de azúcar. Estos trabajadores de la tierra, de origen africano, impulsaron el culto al santo, que trascendería generaciones manifestando la vistosa creatividad del pueblo venezolano.

Según la leyenda, hubo una esclava llamada María Ignacia, quien tenía una hija, Rosa Ignacia. Ésta enfermó de gravedad y su madre le pidió a San Pedro que la curara, prometiéndole bailar y cantar todos los años en su fecha, 29 de junio, si le concedía el milagro. La niña se curó y María Ignacia, acompañada por sus otros dos hijos, esposo y amigos comenzaron la tradición. Pocos años después, al morir María Ignacia, su marido le prometió continuar pagando la promesa. Para eso se vestiría como ella. Así ha llegado la festividad hasta la actualidad.

El día anterior a la Parranda de San Pedro se realiza una vigilia o velorio donde se le canta y se le baila a la imagen del Santo (que ha estado guardada durante el año en la casa de alguno de los parranderos). Al día siguiente, la parranda se inicia con una Misa en el Templo parroquial y luego los parranderos, cantando y bailando recorren las principales calles del pueblo, acompañados por muchas personas. No falta el licor. Al llegar la aurora la parranda comienza a dispersarse.

Esta importante tradición venezolana fue declarada en diciembre de 2013 como "Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad" por parte de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

"El San Pedro de mi tierra

es un santo milagroso

juega chapa con los negros

y descubre a los tramposos"

 

"San Pedro como era calvo

lo picaban los mosquitos

y su madre le decía

ponte el gorro Peruchito"

 

"Dos cosas tiene Guatire

que no las tiene otro pueblo

la rica conserva e' sidra

y la Parranda de San Pedro"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 429 años, el entonces Nuevo Gobernador de la Provincia de Venezuela para la época, Diego de Osorio y Villegas, fundó la población y el Puerto de La Guaira, en la actual capital del municipio Vargas.

Con la llegada de Osorio se comenzaron a construir importantes instalaciones para facilitar el acceso del comercio hacia Caracas y se estableció una fortaleza para defender al puerto contra los piratas.

La Guaira conserva aún las calles antiguas, angostas y empedradas, típicas de los tiempos coloniales, que siempre han caracterizado a esta población. La ciudad fue declarada Monumento Histórico Nacional el 10 de marzo de 1969.

 

Tal día como hoy, hace 158 años, falleció en Madrid (España) Rafael María Baralt, ingeniero, escritor, periodista, historiador, filólogo, crítico y poeta venezolano, autor del primer diccionario de galicismos del español, y primer latinoamericano en ocupar un sillón en la Real Academia Española.

Baralt había nacido en Maracaibo (estado Zulia) el 3 de julio de 1810, mes y medio después de declarada la independencia de Venezuela, hasta entonces colonia española por más de tres siglos. Fue hijo del Coronel venezolano Miguel Antonio Baralt y de Ana Francisca Pérez, oriunda de la República Dominicana. Debido a las vicisitudes políticas de aquel tiempo, la familia Baralt Pérez se trasladó a Santo Domingo, donde transcurrió la mayor parte de la infancia del futuro sabio.

Todavía adolescente, formó parte del ejército patriota de Venezuela y fue testigo de la batalla naval del lago de Maracaibo, el 24 de julio de 1823.  Tres años después viajó a Bogotá, (Colombia) donde estudió latín y filosofía en la célebre Universidad de Bogotá. Retornó a Venezuela para compartir la milicia con su formación intelectual. Para 1830 había alcanzado el rango de oficial del Estado Mayor y Secretario del General Santiago Mariño, a quien acompañó en la Revolución de 1835.

Realizó su primer trabajo como historiador ordenando los documentos de campaña de Mariño. Ejerció el cargo de oficial único de la Administración de Correos del Departamento del Zulia y luego se trasladó a Caracas donde, durante el gobierno de José Antonio Páez continuó con su carrera militar. Estudió en la Academia de Matemáticas, obteniendo el título de ingeniero agrimensor (el primero egresado de la Academia Militar de Matemáticas en 1836), e incorporándose a la vida intelectual y cultural de la capital de Venezuela.

En defensa del gobierno de José María Vargas hizo frente a la llamada Revolución de las Reformas en 1835, y posteriormente continuó investigando y acopiando materiales que utilizaría luego en su labor de historiador. En septiembre de 1841 viajó a Europa, donde permanecería ya de manera definitiva, radicándose en España y adentrándose en los círculos literarios, además de incursionar en el periodismo y asimilarse a la vida política de aquel país tras adquirir la ciudadanía española.

En 1853 ingresó a la Real Academia Española, ocupando el puesto vacante de Juan Francisco Donoso Cortés como Individuo de Número, el primer hispanoamericano en alcanzar tal reconocimiento.

La obra de Rafael María Baralt incluye su participación en la edición del Resumen de la geografía de Venezuela y el Atlas de Agustín Codazzi. Junto a Ramón Díaz Martínez editó el Resumen de la historia de Venezuela, publicado en agosto de 1841, en París. Entre 1843-44 escribe su oda Adiós a la patria; en 1848 publica su libro Poesías. Su labor lexicográfica incluye el Diccionario matriz de la lengua castellana y el Diccionario de Galicismos, de 1850 y 1855, respectivamente.

Después de su muerte transcurrieron 122 años antes de que sus despojos mortales fueran traídos a Venezuela. Desde el 24 de noviembre de 1982 sus restos se encuentran en el Panteón Nacional.

Aunque no existe precisión ni acuerdo total acerca de la fecha, Barquisimeto, la capital del estado Lara, celebra este miércoles 14 de septiembre de 2017, 465 años de fundada.

Algunos historiadores sostienen que la fundación de la ciudad se produjo en 1552, y que Juan de Villegas le adjudicó originalmente el nombre de Nueva Segovia en Buría. En 1556, debido a los problemas que trajo consigo la actividad minera, sus moradores se trasladaron hacia El Carabalí. Allí el pueblo recibió el nombre de  “Variquisimeto”, que en la lengua hablada por los  aborígenes de la región significa “río de aguas cenicientas”. Esta corriente de agua  sería después conocida como  Río Turbio.

Pocos años más tarde, en 1561, el poblado fue reducido a cenizas por Lope de Aguirre. Esto obligó a una tercera mudanza, y entonces la población de Variquisimeto se radicó en el Valle de las Damas, en la confluencia del Río Turbio con Río Claro.

La cuarta mudanza resultó inevitable, debido a las crecidas de las aguas, que causaban frecuentes inundaciones. De modo que en 1563 se trasladó a su ubicación actual en la altiplanicie, donde desde entonces florece Barquisimeto,  ubicándose entre las ciudades más pujantes del país.

Barquisimeto es hoy en día una ciudad moderna, la cuarta del país en cuanto a número de habitantes. Es el centro de las comunicaciones, la industria y la agricultura de la región centro-occidental de Venezuela. En sus cercanías están ubicados los pueblos artesanales de Quíbor, Tintorero y Guadalupe. La ciudad posee variados museos tales como el de Historia, el Arqueológico y Paleontológico y el de Barquisimeto.

La también llamada Ciudad de los Crepúsculos ofrece una interesante diversidad de actividades que incluyen visitar sus plazas, en las que frecuentemente hay bandas de música local amenizando el rato. Esta costumbre tiene tanto arraigo en su gente, que no sin razón se ha hecho conocer como la capital musical de Venezuela. Barquisimeto es la ciudad natal de ilustres venezolanos como Juan Guillermo Iribarren, Antonio Arráiz y Vinicio Adames. Otros larenses insignes, como Pablo Canela, hicieron de Barquisimeto su segunda ciudad natal.

Al igual que la mayoría de las ciudades principales del país, Barquisimeto posee una arquitectura colonial de gran valor histórico y cultural, que contrasta con obras importantes de la arquitectura moderna . Un buen ejemplo de esto es la moderna iglesia de la Catedral, concluida en 1953 según diseño del arquitecto John Bergcamp, o el simbólico Obelisco, ubicado al oeste de la ciudad. Otro icono que de manera progresiva gana reconocimiento es la "Flor de Hannover", diseñada por el arquitecto Fruto Vivas.

Al este de la ciudad se encuentra el pueblo de Santa Rosa, cuya iglesia alberga la imagen de la Divina Pastora, patrona de la ciudad, en honor a la cual se celebra en enero la feria que lleva su nombre, que incluye una multitudinaria procesión, a la cual asisten miles de fieles católicos cada año, tanto del país como del extranjero.

Barquisimeto ha sido una de las poblaciones más destacadas en el proceso de cambio político y transformación social que vive Venezuela desde 1999.

 

 

 

Tal día como hoy, hace 97 años, nació en Paso de los Toros (Uruguay) Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia, o simplemente Mario Benedetti, poeta y escritor uruguayo que alcanzaría fama mundial gracias a una extensa obra literaria, que incluyó más de 80 títulos de diversos géneros, algunos de los cuales han sido traducidos a más de 20 idiomas.

Su trabajo abarcó los géneros narrativo, dramático y poético. También incursionó en el ensayo, y su voz fue registrada en varias ocasiones recitando sus poemas. En su vasta producción destacan las novelas La tregua (1960) y Gracias por el fuego (1965); el ensayo El escritor latinoamericano y la revolución posible (1974); los cuentos de Con y sin nostalgias (1977) y los poemas de Viento del exilio (1981). El cantautor español Joan Manuel Serrat musicalizó varios de sus poemas en el disco El sur también existe.

Hijo de Brenno Benedetti y Matilde Farrugia, su familia se trasladó a Montevideo cuando el futuro escritor tenía cuatro años de edad. Cursó estudios primarios en el Colegio Alemán de Montevideo, y en 1935 ingresa al Liceo Miranda, donde problemas económicos le impidieron completar su educación secundaria. 

Debido a la inestabilidad económica familiar, desde los catorce años tuvo que trabajar, y sólo  completaría sus estudios secundarios como alumno libre. Ese temprano contacto le proporcionó experiencia directa sobre lo que sería un tema constante de su literatura, la alienación del trabajo. Lejos de desanimarle, le impulsó a escribir y leer la obra de escritores famosos como los cuentistas Maupassant, Chejov y Horacio Quiroga, en primera instancia. Luego se adentró en la densa narrativa de Faulkner, Hemingway, Joyce, Henry James Proust, Virginia Woolf, Ítalo Svevo. Aparte de profundizar su conocimiento de la literatura uruguaya y latinoamericana, estudió también gran cantidad de textos políticos.

Su primera novela, Quién de nosotros..., apareció en 1953, pero sería La Tregua, en 1960, la obra que atraería sobre Benedetti el prestigio y el reconocimiento tanto del público como de la crítica. La novela superó el centenar de ediciones, siendo traducida a diecinueve idiomas y llevada al teatro, la radio, la televisión y el cine.

Junto a miembros del Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros, Benedetti fundó en 1971 el Movimiento de Independientes 26 de Marzo, que integró la coalición de izquierda Frente Amplio. Ese frente político sería frustrado en 1973 cuando, tras un Golpe de Estado, Benedetti tiene que renunciar a su cargo en la universidad y abandonar Uruguay. Durante varios años llevó una vida errante, residiendo en Argentina, Perú, Cuba y España, alejado de su patria y de su esposa, quien permaneció en Uruguay, cuidando a las madres de ambos.

En Cuba se incorpora al Consejo de Dirección de Casa de las Américas, en 1976, y cuatro años después se traslada a España, iniciando una colaboración semanal en el diario El País. El Consejo de Estado de Cuba le concedió en 1982 la Orden Félix Varela, y al año siguiente se residenció en Madrid. Volvería a Uruguay en 1993, para iniciar lo que denominó su período de desexilio, que sirvió como eje temático para algunas de sus obras.

El 30 de noviembre de 1996, Mario Benedetti recibió el Premio Morosoli de Plata de Literatura, en Uruguay, gracias a los aportes de su obra narrativa. El mismo año, junto a otros cincuenta escritores, fue distinguido por el Gobierno de Chile con la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral. El 31 de mayo de 1999 le fue conferido el VIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. La Fundación Cultural y Científica Iberoamericana José Martí le concedió el 29 de marzo de 2001 el I Premio Iberoamericano José Martí. El 19 de noviembre de 2002 fue nombrado Ciudadano Ilustre por la Intendencia de Montevideo. El 7 de junio de 2005 se le adjudicó el XIX Premio Internacional Menéndez Pelayo y la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

El 18 de diciembre de 2007, en la sede del Paraninfo de la Universidad de la República, en Montevideo, Benedetti recibió de manos del Comandante Eterno, Hugo Chávez, la "Condecoración Francisco de Miranda", la más alta distinción que confiere el gobierno de Venezuela por aportes realizados a la ciencia, la educación o al progreso de los pueblos. Ese mismo año, la República Bolivariana de Venezuela le otorgó el Premio ALBA.

Mario Benedetti falleció en Montevideo el 17 de mayo de 2009, a los 88 años de edad. Su velatorio se realizó con honores patrios en el "Salón de los Pasos Perdidos" del Palacio Legislativo de Uruguay, ceremonia a la que asistieron miles de compatriotas, para rendir homenaje póstumo a quien dedicó su vida y su obra a engrandecer los horizontes de la libertad humana a través de una literatura comprometida con los más altos valores de la humanidad.

El 17 de noviembre es el Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), fecha que intenta promover en todo el mundo la comprensión de la enfermedad y una mejor atención a los pacientes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La EPOC se relaciona con un conjunto de enfermedades  crónicas que reducen el flujo de aire a los pulmones. Su causante principal es el humo del tabaco, y afecta a los fumadores, tanto activos como pasivos, caracterizándose por un bloqueo persistente del flujo de aire. Los síntomas más frecuentes son falta de aire, alteración de la respiración normal, expectoración excesiva y tos crónica.

A medida que aumenta el padecimiento pueden hacerse muy difíciles actividades cotidianas, como subir unos cuantos escalones o llevar una maleta, según informa la OMS. Todo ello determina, con el tiempo, la disminución de la capacidad física para realizar las actividades cotidianas, con la consecuente pérdida de calidad de vida.

Además del tabaquismo, entre los principales factores de riesgo se encuentra la contaminación del aire, tanto en espacios cerrados como en el exterior, y la inhalación de partículas de polvo y sustancias químicas en el lugar de trabajo. Mucho más que la tos del fumador, se trata de una enfermedad irreversible, potencialmente mortal, cuyos efectos pueden atenuarse con el tratamiento adecuado para controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La lucha contra la EPOC forma parte de actividades de prevención y control masivo de enfermedades crónicas que lleva a cabo la OMS para incrementar la sensibilización acerca de tales enfermedades a nivel mundial, crear ambientes saludables, disminuir los factores de riesgo comunes de las enfermedades crónicas como son el consumo de tabaco, las dietas no saludables y el sedentarismo, así como también prevenir las muertes prematuras y las discapacidades evitables relacionadas con las principales enfermedades crónicas.

A través del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, se ofrece protección a miles de millones de personas de la exposición nociva al humo de tabaco. Es el primer tratado sanitario mundial que ha negociado la OMS y ha sido ratificado por más de 167 países.

La OMS encabeza también la Alianza Mundial contra las Enfermedades Respiratorias Crónicas, una iniciativa voluntaria de organizaciones, instituciones y organismos nacionales e internacionales cuyo objetivo común es el de reducir la carga mundial de enfermedades respiratorias crónicas, pues se prevé que para 2030 este padecimiento se podría convertir en la tercera causa más importante de mortalidad en todo el mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal día como hoy, hace 14 años, fue creada en Venezuela la Misión Ribas, concebida como un gran programa social del Gobierno Bolivariano destinado a lograr la reinserción en el sistema educativo y productivo de todas aquellas personas que por alguna causa no hubiesen podido culminar sus estudios de educación media y diversificada.

Teniendo como lema la frase “Necesario Es Vencer”, esta misión tiene también el propósito de honrar con su nombre la figura histórica de José Félix Ribas, prócer de la independencia de Venezuela, quien representa los valores de la actuación enérgica del pueblo y de la juventud venezolana en la defensa de la nación.

La Misión Ribas surgió tras la realización del censo poblacional de 2001, al constatarse que millones de ciudadanos y ciudadanas, entre jóvenes y adultos, no habían concluido sus estudios de bachillerato, por problemas económicos, de exclusión, por falta de motivación o debido a la descomposición social.

El Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, en referencia a este nuevo aniversario de la Misión Ribas, ha destacado que “miles de venezolanos a lo largo de 40 años, no pudieron estudiar o culminar la secundaria, lo cual limitaba sus posibilidades de formación, mejora económica y de oportunidades laborales en el país. Entendiendo este grave problema social, el Comandante Hugo Chávez ordenó apoyar el despliegue de la Misión Ribas por todo el país, de los núcleos o aldeas de formación que llegaron a cada comunidad, para tener a miles de nuevos bachilleres que recibieron su preparación académica con el apoyo y cooperación de Cuba”, resaltó.

Hasta el presente, cerca de 2 millones de bachilleres integrales han egresado de la Misión Ribas, que continúa avanzando junto con las restantes misiones sociales del Gobierno Bolivariano para lograr el objetivo principal del país, el crecimiento integral de todos sus ciudadanos.

Subcategorías

Subcategorías

Enlaces

Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x
Smiley face